UNA VÍA ABIERTA A
LA MEMORIA

«Esta exposición es un homenaje de las instituciones y de la sociedad a todos los trabajadores forzados que participaron en la reconstrucción de Gernika-Lumo y la ampliación de la línea ferroviaria entre Sukarrieta y Bermeo.  Para que la sociedad civil sepa qué pasó, a quiénes pasó y por qué les pasó».

La memoria y el reconocimiento son claves para reparar, sanar, y poder avanzar.
Y eso es lo que se ha buscado con cada pieza y cada acción que forma parte de este proyecto, impulsado por APECPV, Euskotren y Gobierno Vasco.

GRÁFICA DE PESO

La gráfica apuesta por una tipografía recuerda a usadas tradicionalmente en el transporte ferroviario, con trazos limpios y contundentes, como los raíles de una vía.

El naranja que habla de una era industrial y del trabajo a golpe de metal.

También del óxido. En los raíles y herramientas con las que trabajaron aquellos hombres, y también en la piel de los trabajadores, curtida, expuesta a la intemperie y a la sal de Urdaibai.

Las fotografías, a su vez, transmiten esa fuerza industrial a través de la veladura que hace que los negros tengan un punto de oxidación.

LA EXPOSICIÓN
UN RECORRIDO POR LA HISTORIA

Para dar a conocer las condiciones en las que bregaron estos hombres, desarrollamos una exposición principal en la Antigua Cofradía de Bermeo, y otras varias diseminadas en diferentes estaciones de la línea Gernika – Bermeo.

Ha sido un trabajo muy potente, completo, y sobre todo, muy sentido. Ha sido un orgullo haber podido colaborar en él.

EL ACTO
UN HOMENAJE PARA REPARAR

La memoria y el reconocimiento son claves para reparar, sanar, y poder avanzar. El acto se celebró en el Casino de Bermeo y contó con la presencia de las familias, las autoridades y el Lehendakari. A modo de honor a la memoria, se entregó a las familias una placa homenaje forjada con un trozo de raíl incrustado en madera.